Landing on Water (1986)

Para el que ande perdido y no sepa de que estamos hablando…

Cuidadito, el cerebro puede sufrir daños irreparables después de hacer clik aquí:

Ahora ya podemos hablar tranquilos de este disco. Otra vez aparecen los sintetizadores, pero no en el sentido que aparecían en Trans. Allí eranKraftwerk aquí más bien la referencia es… ejem… Duran Duran

No sé. El caso es que Neil Young pega otro giro estilístico y le llega con otro experimento al pobre David Geffen, que empezaba a plantearse la rentabilidad de su fichaje estrella.
El disco se lo hicieron todo entre tres personas: Danny Kortchmar que toca la guitarra, Steve Jordan a las baterías y, por supuesto Neil Young a la guitarra… y se me olvidaba añadir el sintetizador a todos ellos. Un despiste…

El album se abre con Weight Of The World para dejar las cosas claras. Guitarras por ninguna parte y un tema bastante espantoso. Violent Side mejora un poco lo presentado. Sí, ahora hay guitarras distorsionadas y un riff bastante potable… si bien, estas guitarras están enterras debajo de una batería estruendosa y capas de sintetizadores. Ah! Y también hay un coro de niños de San Francisco… Pese a todo (pido perdón) este tema no es tan malo. Y al final pega un giro en el ritmo y nos deja a Neil desgañitandose que debe controlar su lado violento. Bien

Hippie Dream podría ser una buena canción con otro tratamiento. Si esas guitarras rabiosas salieran a la superficie y Young luciera esos solos más allá de cuatro notas enterradas. Cuando parece que va a dejarse llevar con su guitarra, aparece un fade out y acaba la canción. Si Crazy Horse estuvieran por ahí… Bad News Beat tiene una melodía 100% Neil Young. De hecho se parece mucho a la canción que sirvió como presentación de su proyecto conPearl JamDowntown, y el estribillo me recuerda a algún tema de Sleep With Angels. Ahora borraos eso de la cabeza y dejad que los sintetizadores se coman una buena canción. Junto con Touch The Night, que viene a continuación, de lo mejorcito del disco (tampoco es que sea mucho decir). Un tema potente con (otra vez) los coros de niños y un riff potente. Otra vez pienso que hubiese pasado si estos mismos temas los hubiese editado en otro momento. O si un buen día los interpretase en un concierto con su banda de toda la vida a su manera habitual. Una rehabilitación en toda regla como hizo en su día en el unplugged rescatando del olvido Transformer Man, vamos.

A partir de aquí, todo sigue hacia abajo. No es que estuviesemos muy arriba, pero al menos, el problema se solucionaría con otro tratamiento. Como habeis visto, People On The Streets no hay tratamiento que la salve. Un horror. Neil se pone tierno hasta niveles insospechados en el siguiente tema:

Don’t tell me hard luck stories
And I won’t tell you mine

No hace falta pensar mucho a que se refiere con sus historias de mala suerte. Por desgracia, la canción es espantosa. Antes hablé de Duran Duran, pero os aseguro que tienen muchísimos temas superiores a esta Hard Luck Stories. Neil sigue confesándose en I Got A Problem con un riff machacón. Podría ser mejor, desde luego, pero no es la peor del disco. Pressure tiene un sonido ochentero de muerte. A mi me recuerda en su brusco estribillo a, por ejemplo, XTC. Pero no os creais que funciona. Más bien todo lo contrario. No pega ni con cola… Drifter continúa con sus sintetizadores dominándolo todo y una guitarra que esgrime tímidamente un riff completamente insulso y simplón. Hay momentos en los que el feddback mítico en sus disco parece que va a inundar la canción, pero entonces vuelve con fuerza el sintetizador (¿solo de sintetizador? Neil ¿que te pasa?), que tampoco es que esté usado con mucho gusto. Con más pena que gloria, se acaba el disco.

En definitiva, un patinazo. Como decía Pink Panther el otro día, podría haber sido un buen disco, pero se perdió el tiro. Había tres o cuatro canciones que se podrían rescatar de entre esos sintetizadores y sacar algún tema potable, pero ahí se quedaron y, que yo sepa, Neil no les volvió a hacer mucho caso (Ahora Haserretuta sacará una entrevista de sus archivos y me hundirá este último comentario ).

Bueno, si os habeis leído todo esto, ya habreis hecho más de lo que debíais por este disco. Si llevais mucho tiempo sin escucharlo y vais a recuperarlo, allá vosotros. Pero intentad buscarle algo bueno o os volvereis locos.

Los de Geffen no sabían ya que hacer con él, pero Neil veía, poco a poco, la luz al final del tunel.

Zuma (1975)

Parecía que Young iba a permanecer para siempre en ese estado de melancolía absoluta y nostalgia por el amigo y guitarrista perdido, pero el canadiense rompió con la tristeza. Lo primero que hicieron los Crazy Horse fue buscar un sustituto para suplir al fallecido Whitten y lo encontraron enFrank “Poncho” Sampedro. Descendiente de gallegos, puede que fuera menos técnico que Whitten, pero hay que reconocer que encajó como un guante en el sonido Crazy Horse. De hecho, creo que es esta formación la que nos viene a la cabeza cuando pensamos en esa bola de distorsión amenazante que supone el grupo de Neil Young con su grupo. A continuación, grabaron Zuma.

Unos meses después de que se hubiesen publicado los sonidos lastimeros de Tonight’s The Night, escuchábamos al canadiense cantar Don’t Cry No Tears. Arranque espectacular con un tema de raices country pasadas por el filtro Crazy Horse, es decir, potencia. Y más potencia tiene la reposadaDanger Bird, con toda esa distorsión y ese estribillo épico. Un tema del que Lou Reed dijo que era uno de los mejores temas de todos los tiempos. Casi seis minutos de extasis y Neil Young abriendo nuevas puertas a su sonido habitual. A continuación, sus antiguos amigos Crosby, Stills & Nash le acompañan con sus cristalinos coros en la acústica Pardon My Heart, dejándonos casi flotando para Lookin’ For A Love, en la misma linea que la inicialDon’t Cry No Tears , con esa guitarra arpegiada y un estribillo marca de la casa subrayado por los coros de Crazy Horse. Barstool Blues sigue esa misma fómula con particular insipiración. Young se destapa con una letra extraña y surrealista:

I have seen you in the movies
And in those magazines at night
I saw you on the barstool when
You held that glass so tight.
And I saw you in my nightmares
But I’ll see you in my dreams
And I might live a thousand years
Before I know what that means

Y, en particular, esas dos lineas que siempre me obsesionaron:

Once there was a friend of mine
Who died a thousand deaths

Uno de mis temas favoritos de Neil Young.
El rock directo de Barstool Blues da paso a la sinuosa y cachonda Stupid Girl. con numerosos cambios de ritmo, de la estrofa al estribillo, del estribillo al puente, del puente a la estrofa… Young arremete contra una niña pija sin piedad, dejando claro que puede ser irónico y que aún puede escribir sobre temas superficiales. Vamos, que ha salido del agujero y alejado sus fantasmas. Al menos puede convivir con ellos en paz. Driveback está llena de distorsión y guitarras con el fuzz a tope. El tema más hard del disco (y, posiblemente, con Sedan Delivery, el más hard de toda su carrera). Riff poderoso y la banda acompañando con contundencia. Y además, da paso al tema más famoso del Zuma: Cortez The Killer. Un tema simple que se alarga hasta superar los siete minutos. Y no dura más porque parece ser que se acabó la cinta. Una lástima. Siempre me pareció que esa versión suponía un coitus interruptus… pero así da la opción de soñar como seguiría la guitarra de Young aullando acompañando a la violenta historia de los conquistadores españoles. Un tema imprescindible dentro de la discografía del tito Neil y de la historia de la música en general, que le valió la censura en nuestro país. Para acabar, los coros celestiales de Crosby, Stills y Nash, nos depositan suavemente en el mundo real. Es Through My Sails, el broche ideal a un disco irreprochable.

Para mi, el disco que mejor combina las facetas eléctrica y acústica de Young. Quiero decir, que los temas se suceden sin que los saltos resulten estridentes ni soporíferos. ¿Su disco más equilibrado? Posiblemente. Ustedes mismos…

Document (1987)

‘Document’ supone el último disco para IRS, la compañía que los albergó desde su primer EP y les dejaron con un casi-superventas y un amplio catálogo dispuesto para ser explotado cuando Stipe y los suyos triunfasen. Ya lo hemos discutido a lo largo de este topic y siempre digo que este disco abre paso en muchos sentidos para los de Athens en composición, en ventas, en amplitud de estilos, instrumentación, etc.

El primer cambio es la aparición del que sería co-responsable del sonido REM en este y los siguientes 5 discos, que se dice pronto. Scott Litt (que se estrenó en la grabación de ‘Romance’, un tema para una banda sonora de la peli ‘Made in Heaven’ de Alan Rudolph) aportó a la banda lo que buscaban: un sonido más contundente, más complejo. Después de probar varios productores, REM, tardarían en separarse de él.
Otro cambio está en la recepción del disco. ‘Document’ llegó al número 10 de la lista de Billboard en los USA y al 28 en los UK. Por no hablar de ‘The One I Love’, su primer single que alcanzó el Top Ten USA.

Pero vamos a lo que vamos. Las canciones, que ya presentan claras novedades desde el principio. Entramos en lo que, en el libro ‘1001 discos que hay que oir antes de morir’ se describe como “la mejor cara A de la época del vinilo’. Peter Buck no se cansa de decir que en sus inicios se empeñaban en meter cientos de acordes en cada canción, pero ‘Finest Worksong’ apenas tiene dos. Temazo. A mi me suena como la predecesora de otras canciones como ‘Turn You Inside Out’ por ejemplo. Buck aporta contundencia y Mills melodía. Y, claro, Bill, potente como nunca a la batería. La cosa promete desde el principio: aquí va a haber emociones fuertes. Stipe se luce también, pero en especial, se crece con el segundo tema ‘Welcome to the Ocupation’ con dos melodías que se entrecruzan a lo largo de toda la canción´. Quizá este tema es el que más acerca ‘Document’ a su anterior entrega, ‘Life’s Rich Pageant’, pero todo el disco va cogiendo cosas de atrás y las empuja hacia delante. Si ‘Finest Worksong’ me recuerda a ‘Turn…’, ‘Exhuming McCarthy’ quizás está más en la linea de ‘Get Up’. Un tema alegre en su forma que oculta una crítica a su país. Las letras de ‘Document’ sin dejar de ser crípticas como su anterior producción, dejan un sabor rebelde, inconformista, con un tono abiertamente político y ecológico. Stipe había incluído en una versión de la carpeta la frase “File Under Fire” en cuanto que creía que este era el tema del LP (‘Reckoning’ sería el “File Under Water” y el recopilatorio ‘Eponymus’ el “File Under Grain”). Se ve claramente en estas tres primeras canciones: el trabajo, la ocupación de Nicaragua (siempre son conjeturas más o menos aceptadas) y la censura. Ah, y Mills repite la frase robada a Prince, que venía de publicar ‘Sign O The Times’ unos meses antes…

Y entra uno de mis temas favoritos. De esos menores que en REM son inmensos y que no deja de ser un acorde en la estrofa y otros dos en el estribillo:‘Disturbance at the Heron House’, con un tono también próximo a ‘Life’s…’ es una canción que te cautiva desde el primer arpegio de Buck y esas extrañas pero pegadizas letras de Stipe “They’re numbering the monkeys/The monkeys and the monkeys/The followers of chaos out of control”. Y otra novedad. Corríjanme si me equivoco pero, a pesar del gusto de REM por las versiones y la música en general ‘Strange’ (aparte de ‘Superman’ que no aparece acreditada) es la única versión que han colado en su carrera en medio de un disco de estudio. Y cuando digo versión, digo versión. Los de Athens cogen el tema oscuro y arisco de Wire y lo transforman en una canción de pop festivo. Lo llevan a su terreno vamos.

Cerrando la cara, uno de los grandes clásicos del grupo. ‘It’s the End of the Worl as We Know It’ es (según leí en algún lado) el ‘Subterranean Homesick Blues’ particular de Stipe. Lo cierto es que guarda semejanza tanto en el fraseo acelerado como en las rimas y asociaciones libres de palabras. Lo han vuelto a intentar alguna vez, pero nunca lo han alcanzado

Recuerdo ver este video en el Metrópolis especial que ya hemos comentado y quedarme con la boca abierta. Dos temas, quedaron grabados en mi mente desde ese día. Este y ‘Talk About the Passion’.

Vamos con la cara B. Da la impresión de que metieron toda la carne en el asador, toda la comercialidad en la primera y dejaron los experimentos todos juntos en la segunda. Y el primer experimento, desde luego, es redondo;: ‘The One I Love’. Digo que el tema más vendido de REM hasta ese día es un experimento y os llevareis las manos a la cabeza, pero una canción que repite la misma frase una y otra vez y limita el estribillo a una palabra, me parece, cuando menos, chocante. Stipe, seguramente estará orgulloso de su abstracción. Una canción mayúscula. Y sigue el fuego en ‘Fireplace’, quizá mi canciónmenos favorita del disco con el tema en el nombre de la canción. ‘Lightin’ Hopkins’ es la canción más burra que jamás han grabado REM. Buck desmadrado, Mills tocando el bajo como si fuese Flea, Berry dándolo todo y Stipe desgañitándose como un poseso. Los coros me recuerdan de lejos el ‘The Refugee’ de U2 (llamadme loco, pero también el final de ‘Finest Worksong’ tiene un aire ‘War’) y la cosa aunque extraña, no me disgusta en absoluto.

Y más novedades, ‘King of Birds’ inagura con su dulcimer el baile de instrumentos que ya nos parece clásico en REM, pero que hasta ese momento no se había dado. Todo continúa, claro, con la mandolina de ‘Green’ y se sublima en el megahit de ‘Losing My Religion’ pero esto (y el piano y el órgano de Mills) se lo dejo a Molti… Cierra el disco otro anticipo de ‘Green’, ‘Oddfellows Local 151’ parece un ensayo de ‘I Remember California’ y no sé con cual me quedo, la verdad. Los Oddfellows son una cadena de locales sociales pero, por lo visto, Stipe habla de los vagabundos que solían reunirse con sus botellas de whiskey en bolsas de papel debajo de su casa. A saber. Michael grita “Firehouse” haciendo aparecer la palabra fetiche del disco otra vez más.

Conclusión: gran disco con dos partes diferenciadas. Si bien es superior la cara A, comercial ella, no renuncio al placer de la cara B, con sus experimentos. Necesita muchas escuchas, pero le acabas cogiendo cariño.

http://www.foroazkenarock.com/t30912p420-el-megapost-de-rem#2166391