Live Rust (1979)

Live rust es un disco doble en directo grabado el 22 de octubre del 78 en San Francisco durante la gira de presentación del Rust never sleeps. Repite cuatro temas de ese disco(My my, hey hey(out of the blue), Sedan delivery, Powderfinger y Hey hey, my my(into the black) ,y el resto es un repaso a temas de distintas épocas.

Ya las tres primeras con Neil cantando sólo con la acústica y harmónica te desarman:

Sugar mountain (una de las primeras canciones que compuso y que es difícil de localizar si no es aquí o en el recopilatorio Decade), I am a child (de su etapa con Buffalo Springfield) y Comes a time. Después se sienta al piano para bordar After the goldrush y en When you dance you can really love ya aparecen Crazy Horse respaldándole.

El desfile de temazos que se suceden después es de los que quitan el hipo: The loner, The needle and the damage done, Lotta love(otra joya escondida en el Comes a time), Powderfinger, Cortez the killer, Cinnamon girl, Like a hurricane, Hey hey, my my (into the black)..quitando The loner que suena mucho más eléctrica que en su primer disco en solitario, el resto versiones bastante fidedignas a las versiones en estudio. Y el disco se cierra con un Tonight’s the night de más de siete de minutos que te deja con la boca abierta.

En fin, se mire por donde se mire, uno de los grandes directos de la historia.

Rust Never Sleeps (1979)

Si no recuerdo mal éste fue el primer disco que me compré de Neil Young y claro, cuando descubres a un artista con un disco como éste, te enganchas a él para siempre. Está grabado en vivo durante la gira del 78 con temas nuevos: la primera cara es acústica(él solito con la guitarra y la harmónica se marca cinco temazos de impresión)y la segunda es eléctrica ya con Crazy Horse(sí, por aquel entonces las dos caras de los lps todavía tenían algún sentido).

El disco se abre con My my, hey hey(out of the blue), un clásico ya en su carrera que se inspira en la figura de Johnny Rotten para hacer una declaración de principios(El rey se ha ido pero no ha sido olvidado/ésta es la historia de un tal Johnny Rotten/es mejor quemarse que oxidarse/el rey se ha ido pero no ha sido olvidado/hey hey, vaya vaya/el rock and roll nunca puede morir/hay más en el cuadro/que lo que salta a la vista). En Trasher vuelve a insistir en los valores de la vida en el campo frente a la monótona comodidad de las grandes ciudades(Pero entonces supe que ya tenía bastante/quemé mi tarjeta de crédito para gasolina/salí hacia donde el pavimento se convierte en arena/con un billete de ida hacia la tierra de la verdad/y mi maleta en la mano/como perdí a mis amigos todavía no lo entiendo). Ride my llama Pocahontas son preciosas en su sencillez y abordan de nuevo el tema de los indígenas americanos como ya hiciese en Zuma, la primera con una letra bastante surrealista(Voy a montar mi llama/desde Perú hasta Texarkana/voy a montarlo bien/es mi viejo barrio/Cuando subimos a la nave/sacó algo para el viaje/dijo, «es viejo pero es bueno»/como cualquier otro primitivo haría) mientras las segunda va desde el tono crítico feroz del comienzo(Nos mataron en nuestro tipi/y talaron a nuestras mujeres/pudieron haber dejado algunos niños/llorando en los suelos/pero llegan los palos de fuego y los carros/y la noche cae sobre el ocaso) hasta la añoranza por un tiempo pasado del final (Me habría gustado ser un trampero/habría dado un millar de pieles/por dormir con Pocahontas/y saber como se sentía/por la mañana en la pradera/en la patria que nunca hemos visto). Sail away desprende un aire de ensoñación y de nuevo reivindica la vida en armonía con la naturaleza(Mientras podamos navegar/mientras podamos navegar/habrá viento en el cañón/saldrá la luna/mientras podamos navegar).
Powderfinger abre la segunda cara con la guitarra de Neil soltando latigazos sobre el armazón sonoro que montan detrás Crazy Horse(creo que es aquí donde se define ya totalmente ese sonido eléctrico típico del grupo desde entonces). En Welfare mothers la guitarra distorsionada marca un riff muy machacón que se alterna con los coros y Sedan delivery va en una línea similar a la anterior con una letra realmente sarcástica(Al día siguiente fuí al dentista/me sacó unas muelas y perdí algo de sangre/ nos gustaría agradecerte las postales que nos enviaste/ mis esposas y yo estábamos emocionadísimos).Hey hey, my my(into the black) cierra el disco y es la misma del comienzo, sólo que ahora con la guitarra rugiendo en plan distorsión total.

Si alguien que no conociese nada de Neil Young me preguntase con qué disco empezar, desde luego le recomendaría éste.

Time Fades Away (1973)

Cuando todo el mundo esperaba que tras el éxito de Harvest repitiese con un disco de corte similar, Neil se descuelga con un directo áspero y sin concesiones que refleja perfectamente el estado mental por el que pasaba entonces: justo antes de empezar la gira, Danny Whiten aparece muerto por sobredosis en Los Angeles. Así, los conciertos de esa gira se convierten en una especie de catarsis y ese ambiente aparece plamado en el disco. El sonido es crudo y sin retoques posteriores en el estudio.

Se abre con Time fades away, un tema acelerado con una letra realmente oscura(«Catorce yonkis demasiado débiles para trabajar/ Uno vende diamantes por lo que valen/ En la calle del dolor el desengaño acecha./ Hijo no llegues tarde a casa/ Intenta volver a las ocho/ No esperes al anochecer/ Porque sabes como se esfuma el tiempo«). Journey through the past es la típica canción desolada de Neil con él cantando al piano que enlaza con dos temas totalmente eléctricos ya con la banda al completo: Yonders stands the sinners desprende resentimiento(«¿Has oído hablar del Gran Pretendiente/Fuí a verlo y ya no es el mismo/En las cenizas del aparcamiento junto al club/Fuí a encontrarlo y a jugar su juego/Allí está el pecador/Grita mi nombre sin sonido alguno«), mientras L.A.incide en la dificultad de llevar adelante una relación en una ciudad como ésa(«Cuando las montañas estallen/Y el valle sea tragado por grietas en el suelo/¿Querrás escucharme al fin?/Los Angeles/Tiesa ciudad en el humo, ciudad en el humo»). Love in mind vuelve al intimismo de Journey through the past, yDon’t be denied seguramente es mi favorita del disco, un medio tiempo de corte autobiográfico con una steel realmente buena en la segunda parte de la canción(«Pronto conocí a un amigo que tocaba la guitarra/Sentados en la escalera de la escuela soñábamos con ser estrellas/Formamos una banda, tocábamos toda la noche/No digas que no, no digas que no»). The bridge es un tema con harmónica y piano muy en la línea de las de Harvest y el disco se cierra conLast dance, la que más se acerca a las tormentas eléctricas que luego desataría en otros directos como Live rust o Weld.

Un disco a contracorriente pero que ni de lejos se merece los palos que se llevó en su momento por una parte de la crítica.

After the Gold Rush (1970)

Lo primero que sorprende es la madurez que alcanza en este disco, consiguiendo el equilibrio perfecto entre el lado más acústico y tranquilo, y esos arranques eléctricos marca de la casa.
Difícil destacar alguna canción porque es temazo tras temazo. Las tres primeras tiene un tono más bien melancólico: En Tell me why es la acústica la que lleva el ritmo, en After the goldrush el piano, y Only love can break your heart tiene un aire casi de vals. Southern man es el reverso con esa guitarra punzante llena de mala leche de principio a fin del tema(aquí denuncia el racismo de los estados sureños al que luego responderían Lynyrd Skynyrd con Sweet home Alabama). Till the morning comes Oh, lonesome me vuelven al tono del comienzo, la primera muy breve y la segunda ya con el grupo al completo y la harmónica poniendo el contrapunto. Don’t let it bring you down es uno de mis temas favoritos de toda la carrera de Neil, con él cantando como nunca y esa imagen del comienzo que pone los pelos de punta

Anciano tendido al borde de la carretera,
Camiones pasando de largo,
Luna azul hundiéndose por el peso de la carga
Y los edificios rascando el cielo

Frío viento zumbando en el callejón al amanecer
Y el periódico de la mañana volando,
Hombre muerto tendido al borde de la carretera,
Con la luz del día en los ojos,
No dejes que te deprima,
Son sólo castillos ardiendo,
Encuentra a alguien que se gire
Y recobrarás el sentido.

Birds desprende tristeza(Una sombra sobre las cosas que conoces/Las plumas caen a tu alrededor/Y te enseñan el camino a seguir/Se ha acabado, se ha acabado), y When you dance you can really love podría haber pertenecido perfectamente al Everybody, con la banda funcionando a pleno rendimiento y esa guitarra distorsionada haciendo virguerías.
En I believe in you es la batería la que lleva un ritmo arrastrado que te engancha y el disco se cierra con Cripple creek ferry, una canción desenfadada y con unos coros casi festivos(!Hey, hey, ferry lisiado del riachuelo!/Topeteando con los árboles salientes/!Haced un sitio para el ferry lisiado del riachuelo!/El agua está bajando, el paso es muy estrecho).
En fín, un disco para perderse en él horas y horas y sin duda uno de los grandes de su discografía.

Dr. Byrds & Mr. Hyde (1969)

Justo antes de grabar este disco en octubre del 68, Gram Parsons y Chris Hillman abandonan el grupo para formar los Flying Burrito Brothers, quedando McGuinn como único líder. Clarence White que ya había colaborado en discos anteriores pasa a ser el guitarra oficial, mientras Gene Parsons(nada que ver con Gram)se sienta a la batería, y John York, un músico de sesión que había girado con The Mamas and The Papas, ocupa el puesto de bajista. Por otra parte, y tras trabajar con Gary Usher en tres discos, será Bob Johnston(productor de Dylan desde el 65) el que se encargue de las labores de producción.
Alguno ha calificado Dr.Byrds & Mr. Hyde como el disco esquizofrénico de los Byrds y algo de eso hay. Por un lado estarían los temas más cercanos al cosmic-rock de sus inicios como This wheel’s on fire, King Apathy III o Child of the universe, que contrastan fuertemente con el tono puramente country de Old blue, Nashville West, Your gentle way of loving me o Drug store truck drivin’ man.
This wheel’s on fire es un tema compuesto por Dylan y Rick Danko al que aquí los Byrds le dan un tratamiento muy ácido, bastante similar a la versión que posteriormente haría Dylan con The Band en The basement tapes.
Old blue y Your gentle way of loving me son puro country-rock, en las que destacan sobre todo los magníficos fraseos de guitarra de White que encajan como un guante con la voz de McGuinn.
Con Child of the universe vuelve el lado más ácido del disco, recordando pór la estructura de la canción y el sonido de las guitarras a cualquiera de los discos que grabaron Jefferson Airplane por esa época.
Nashville West es otro tema country compuesto por Gram Parsons y White mientras formaban parte de una banda llamada también Nashville West.
Drug store truck drivin’ man es una canción de McGuinn y Parsons que ya había aparecido en la banda sonora de Woodstock en una version de Joan Baez en la que había cambiado la letra para criticar a Reagan que por aquel entonces era el gobernador de California.
King Apathy III posiblemente sea mi favorita del disco, aproximándose al estilo de la primera época del grupo. En ella McGuinn critica ciertas hipocresías existentes alrededor del movimiento hippie: «Middleclass suburban children, wearing costumes that reveal/Blindly follow recent pipers, with their mystical appeal».
Candy había sido compuesta anteriormente para la banda sonora del mismo título, un tema bastante cínico y de sonido oscuro que contrastaba con el tono más optimista del film(parece ser que McGuinn no comulgaba precisamente con el estilo de la película).
Bad night at the whiskey es otra de mis favoritas, un medio tiempo con el bajo en primer plano marcando el ritmo y una guitarra fabulosa de aire psicodélico al fondo dibujando imágenes.
El disco se cierra con un medley curioso que mezcla My back pages con un par de clásicos de blues, B.J. Blues y Baby what you want me to do de Jimmy Reed.
Los bonus que aparecen en la reedición son Stanley’s song(otro tema country-rock en la linea de Sweetheart of the rodeo compuesto por McGuinn-Hippard), una versión alternativa de Lay lady lay sin los coros femeninos que habían aparecido en el single en su día, así como tomas descartadas de This wheel’s on fire, del Medley y de Nashville West.
En resumen, Dr. Byrds & Mr. Hyde tal vez no esté al nivel de los mejores discos del grupo, pero con los suficientes temas de categoría para hacerlo más que atractivo y un disco por el que matarían la mayoría de los grupos actuales

http://www.foroazkenarock.com/t4868p140-the-byrds#703230