Everybody Knows This Is Nowhere (1969)

Abandonarme a la música de Neil Young es uno de esos placeres para los que cualquier excusa es buena, incluso la falta de excusas. Cada nuevo repaso por cualquiera de sus discos nunca deja de ser una fuente de sensaciones que me envuelven. Pero uno tiene la sensación de estar siempre en un viaje de vuelta, volviendo a ver el mismo paisaje desde un punto de vista distinto, una y otra vez…

Esta vez la excusa ha sido abrir este topic. Pero otra vez la excusa vuelve a ser la misma, sentir las lágrimas asomarse timidamente, los pelos erizarse, el estómago encogerse, la boca secarse… Es muy dificil para mi explicar cualquiera de estas cosas, cómo ese algo sobrevuela cada canción sin pararse en acordes ni arreglos…cómo parece que esa melancolía peculiar te rodea pero a la vez palpita desde tu interior.

De entrada me sobra Cinnamon Girl, ese tema pegadizo, con riff pesado, que te anima a seguir con las palmas y donde la cruda guitarra de Young se empieza a abrir camino. Por supuesto me encanta, pero engaña de tal manera que resulta hiriente. No soy capaz de englobarla en la crudeza y melancolía que recorre el resto del album. De acuerdo, con el siguiente tema Everybody Knows this is Nowhere puede pasar algo parecido, pero a mi me suena como el gran inicio de un gran drama, burlandose de sí mismo por haber metido los dos pies en el charco para comprobar su profundidad, con esos «la la las» tan dulces y tan crueles. Tu también sabías que esto es ninguna parte, estabas avisado…

Round & Round te hunde la cabeza en el charco, un tema que me deja una sensación de indefensión absoluta, con esa melodía tan etérea que se vuelve terrena en la voz de Young y celestial en las otras dos voces que la secundan. Indefenso, como si estuviera tumbado y mis piernas no me respondiesen, como un grito que solo retumba en mi pecho. Hace que mis ojos se humedezcan, más de lo que muchas personas conseguirán jamás.

Con Down by the River aparece la crudeza y la rabia, las guitarras entrelazadas y ásperas de Young y Witthen parecen hablarnos, parecen arañar mi piel mientras Neil dispara a su chica río abajo y es capaz de rodear todo esto de una extraña melancolía. Estaba equivocado, estas guitarras no hablan, lloran.

La melodías country de The Losing End posee una fuerza inquebrantable, ganando intensidad en cada pasada. Pero ciertamente empequeñece ante Running Dry, un melancólico viaje entre un chirriante violín que parece soplar como el viento y colarse entre los recobecos de las guitarras, cruzandose, chocando violentamente incluso. Dios, otro tema con el que empiezo a notar ese cosquilleo en los brazos…»oh please help me oh please help me…» buffff….

Y para terminar los diez minutos de Cowgirl in the Sand, inevitablemente hermanada con «Down by the River» por su naturaleza cruda y por la vida que le otorgan esos diálogos entre guitarras, esa distorsión tan típica de Young, llevada mucho más allá, con unos ataques realmente furiosos.

En definitiva….maestro

Neil Young (1968)

Para muchos no está a la altura de su obra posterior, para otros es solo aperitivo de lo que vendría después. A mi me ha parecido un buen disco, que si bien peca de cierta falta de personalidad estilística que cobraría de sobra con los años, contiene algunos temas absolutamente memorables.

¿Quien puede decir nada malo de «The Loner», «The Old Laughing Lady», «I´ve Loved her so Long» o «The Last Trip to Tulsa»? Coño, que lo único que puedo echar de menos es a la Crazy Horse vibrando tras «The Loner» o «I´ve Been Waiting for You». No es su mejor disco, pero ya deja señales de lo que puede llegar a ser.

A mi el inicio con «The Emperor of Wyoming» me encanta, aunque ese ritmo recuerde tanto a «Everybody knows…», esas melodías me inundan, es pura alegría, pura esperanza desde el pie de la montaña. «The Loner» es quizás la mejor carta de presentación del album, y me parece un tema fantástico, con ese muy acertado contraste de guitarras y arreglos de cuerdas. Tipico tema que uno piensa que grabado un par de años más tarde sería un clásico absoluto. Y qué decir de esa pareja melancólica y resignada que forman «If I Could Haver Her Tonight» y «I´ve Been Waiting for You», con Young cantando tan frágil y cercano que casi suenan a confidencia. Lo que serían estos temas con algo más de fuerza, con unas guitarras algo más altas… El trabajo de arreglos en «I´ve Been Waiting for You» es soberbio, y la agitada guitarra de Young viajando de un canal a otro pide a gritos el protagonismo que se le niega. Absolutamente preciosa suena «The Old Laughing Lady», con Young ensayando toda su emotividad, toda la soledad que puede transmitir con su voz, su capacidad para fundirla en cualquier atmósfera llena de tristeza y melancolía.

La cara B mantiene el nivel, y los arreglos de cuerda reinantes en todo el album se transforman en protagonistas en la breve pero preciosa «String Quartet form Whiskey Boot Hill», que sirve como exquisito avance para «Here We Are in The Years». Un tema con una preciosa cadencia de piano y una bonita melodía, muy pop todo, inocente y hermoso. «What Did You Do to my Life» sigue abrazado al pop, y años más tarde temas como este serán cartas maestraes en la baraja de Young (ese estribillo tan típico del canadiense…) pero aquí no consigue hacer demasiado con el tema. «I´ve Loved Her so Long» sin embargo me parece un tema muy bonito, con un estribillo quizás demasiado obvio y la nueva aparición de esas voces femeninas que ya pusieron su color en «The Old Laughning Lady». Cierra el disco «The Last Trip to Tulsa», un contraste total con el resto del disco, un tema mucho más desnudo y acústico, despojado de los arreglos en los que se apoyan el resto del tema. Son 9 minutos de un Young triste, nostálgico y quebrado, apoyado en su guitarra, ensayando esos picos de intensidad que manejaría tan bien a lo largo de su trayectoria, con un resultado más que notable.

En definitiva un disco que me ha sorprendido, y que si bien a casi todos los temas se les pueden achacar cosillas que iría puliendo con el paso de los años y los discos, me parece que compositivamente TODOS tienen una base excelente y que solo la falta de experiencia y de rumbo diferencian estos temas de otros más considerados.