Special Forces (1981)

Para su segunda aventura ochentera Alice profundiza aún más en su ‘puesta al día’ en la moda de la época, incluyendo sintonizadores y toques new wave, pero con algunas novedades importantes respecto a Flush The Fashion. Por un lado es un disco mucho más ‘loco’ que Flush The Fashion, lo que para mi resulta más atractivo. La barrera entre hard rock y música ‘moderna’ (de la época) está mucho más difuminada y a veces incluso parece que se adelante a su época (¿escuchó esto el jóven Trent Reznor?). Y por otro lado la influencia del punk aunque no sea predominante en las canciones, se deja notar. El sonido es aún más crudo, desnudo y directo.
El concepto que une al álbum es la fascinación de Alice en esa época por el mundo paramilitar. En la gira la banda iba ataviada en plan guerrillero, y en el disco hay efectos de sonido de helicópteros y de armas recargándose. ¿Un precedente del popular Kane ‘Rambo’ Roberts de la gira The Nightmare Returns? Posiblemente.

Respecto a las canciones en sí, no hay canciones que destaquen muy por encima del resto, pero creo que el conjunto tiene un nivel medio superior a Flush The Fashion. La primera es el hard rock sin concesiones Who Do You Think We Are?, un tema certero que incluso ha recuperado en esta década Alice (esporádicamente), y en el que espeta un ‘we don’t care!!!’ del que Johnny Rotten estaría orgulloso. Pero es en el ‘cover’ de la canción de Love, Seven And Seven Is, cuando la cosa empieza a ponerse raruna de verdad. Sintetizadores, efectos de percusión y guitarras se funden en un torrente sonoro que en 1981 debía sonar realmente marciano. Las dos siguientes, la irreverente Prettiest Cop On The Block y Don’t Talk Old To Me (que combina continuamente una parte casi baladística con otra completamente disonante y salida de madre) siguen en la misma línea desconcertante y fascinante, aunque quizá no sean tan brillantes a nivel compositivo como el clásico de Love.

La parte media es un poco un ‘cajón de sastre’ en la que se incluye una nueva versión de Generation Landslide inferior a la original de Billion Dollar Babies (y en falso directo), el extraño número disco-gótico Skeletons In The Closet y la electrónica y mecánica Yo Want It, You Got It.

La recta final se abre con la canción más netamente rockera del disco, la estupenda You Look Good In Rags, en la que predominan por una vez los riffs de guitarra. La siguiente, You’re A Movie, no deja de ser una canción de rock bastante estándar, pero la letra en la que se parodia a un actor del ‘método’ es absolutamente tronchante. Finalmente Vicious Rumours cierra el disco, sin duda se trata de la canción más cruda y punkarra del lote.

Cabe destacar que se grabó una canción más para el disco pero que no se incluyó por encajar en el concepto de Special Forces… ¡pero que es realmente buena! Se trata del marciano medio tiempo llamado (tomen aire) Look At You Over There, Ripping The Sawdust From My Teddy Bear (¡ufffff!). Está interpretado a órgano y tiene un cierto aire al estilo ‘musical’ del Alice de finales de los 70. Una lástima que no fuere publicado de una forma más o menos oficial, pero es fácil de encontrar en Internet junto con Special Forces.

Special Forces supone el punto ‘culminante’ (por decirlo de alguna forma) del Alice nuevaolero. Las influencias electrónicas y de sintetizador remitieron en Zipper Catches Skin, que fue un disco más convencional desde el punto de vista formal. Y Special Forces también fue el último disco que tuvo una gira en condiciones antes de la rehabilitación etílica de Cooper. Así que en cierta forma cierra un episodio en el que nuestro hombre intentó ‘encajar’ con la música de una nueva década y mantenerse en activo pese a las adicciones y el deterioro físico. En las próximas semanas nos adentraremos en el episodio más oscuro de su carrera, pero que ha acabado generando cierto ‘culto’ entre sus fanes más acérrimos. Empezaremos con Zipper pero recomiendo ir escuchando ya si se quiere Dada, el secreto mejor guardado de la discografía de Alicia.

Temas recomendados: Who Do You Think We Are, Seven And Seven Is, You Look Good In Rags.

http://www.foroazkenarock.com/t7819p500-alice-cooper-reparte-ninos-muertos-nightmare-2-el-regreso-de-steven#587671

Flush the Fashion (1980)

A finales de los 70 la buena estrella de Alice Cooper se estaba apagando. Los críticos le acusaban de haberse distanciado del rock crudo de sus orígenes y de sobreproducir los discos, sus fanes más acérrimos de haberse ‘vendido’ con su (por otro lado maravillosas) baladas, el punk y la música disco se llevaba de calle a la muchachada y encima su deterioro físico era evidente.

Todo ello explica que quisiera dar un giro radical a su carrera con Flush The Fashion, su primer disco de los 80. Adiós a las baladas, adiós a su imágen clásica adoptando un extraño ‘moño’ que oculta su melena (aunque en la gira Flush The Fashion Tour aún no lucía el new look) y adiós a las cuidadas producciones y a los planteamientos más teatrales. Alice se hace con el productor de The Cars en la época y decide buscar un sonido más fresco y crudo con toques de New Wave (¡glups!).

Lamentablemente hay algo que no cambia: su afición al morapio que sin duda afecta de forma notable al Alice de esta época, y que hace que cada nuevo trabajo se vuelva más imprevisible que el anterior (con lo bueno y malo que eso conlleva) hasta su definitiva rehabilitación a mediados de la década.

Aunque dentro de este mismo período creo que hay trabajos más interesantes que este, Flush The Fashion también tiene su interés e incluso alguna pequeña joya escondida. Talk Talk empieza poniendo las guitarras en primer plano sirviendo de perfecto puente entre el viejo Alice y la nueva etapa, aunque ya se notan el peso de la típica batería ochentera y de los teclados. Clones (We’re All) es sin duda la mejor canción ‘nuevaolera’ del disco y quizá fue lo más parecido a un ‘hit’ que tuvo Cooper en esta época. Una buena canción con gancho aunque fuera un shock para sus viejos seguidores.

Le sigue mi canción favorita del disco: Pain, un medio tiempo algo perturbador que tiene el aroma del mejor Alice, con introducción a piano y rubricado de manera efectiva con guitarra eléctrica en el estribillo. Lamentablemente le siguen dos piezas New Wave que suenan ciertamente desfasadas: Leather Boots y Aspirin Damage (aunque esta tiene cierta gracia y recuerda algo al Bowie de la era berlinesa).

La segunda parte empieza mucho mejor con las crudas Nuclear Grim, Grim Facts y Model Citizen (otra a la que le encuentro un aire Bowiesco) que, para mi gusto, piden a gritos una producción con mucho más ‘punch’ (malditos sintetizadores xD). Dance Yourself To Death sin embargo me parece un inexplicable intento de acercarse al sonido de los Stones que no va a ninguna parte. Cierra la correcta Headlines.

En definitiva, Flush The Fashion inaugura un giro estilístico hacia la etapa más extraña y oscura de Alice Cooper aunque, lo que son las cosas, en su época vendió más que sus inmediatos antecesores. Nos vemos en una semana las caras con Special Forces, un disco que no se apartaba del cambio de rumbo pero que, creo, tiene bastante más nervio gracias a una producción más acertada y, ejem, algo más rockera.

Temas destacados: Pain y Clones (We’re All).

http://www.foroazkenarock.com/t7819p440-alice-cooper-reparte-ninos-muertos-nightmare-2-el-regreso-de-steven#570210

 

From the Inside (1978)

A finales de los 70 los problemas de Mr. Cooper con el alcohol son de dominio público. No ha sido el único artista con problemas con las drogas, pero así como Layne Stanley convirtió a Dirt en un doloroso diario de un ‘junkie’, Alice decidió convertir sus graves problemas de adicción… ¡en un musical! From The Inside se basa a la reclusión de nuestro hombre en un centro de salud para intentar desintoxicarse (con poco éxito por el momento, hay que añadir) y de su relación con los demás internos del centro. Todo ello, claro, dándole unas generosis de humor negro ya que, tal como queda claro en la cara maquillada que preside la protada, aquí se recupera a su macabro personaje clásico tras el breve paréntesis que fue Lace & Whiskey.

Pese a todo, está claro que nos encontramos con el que posiblemente sea el trabajo más personal de Alice, que contó con ayuda del letrista del mismísimo Elton John, Bernie Taupin, para darles más filo. A nivel musical cabe destacar que en esta ocasión no participó en la producción Bob Ezrin, y que el nuevo productor David Foster hizo que todo sonara más orquestado, poniendo en muchas ocasiones pianos, teclados y voces corales al mismo nivel de la guitarras. Además el hard rock primigenio de Alice se diluye aún más en favor de evidentes influencias de la época como el mismo Elton John o Meat Loaf.

Debo reconocer que soy un fan incondicional de From The Inside. Sí, quizá no sea el disco más ‘rockero’ de su carrera, pero sin duda se trata de un trabajo único y muy especial, y el concepto del mismo me parece muy brillante. Alice se estaba hundiendo en los infiernos y pese a todo aún tenía humor como para reírse de ello. Al menos por fuera. Basta escuchar la primera canción, la homónima From The Inside, para captar las virtudes del disco: un número de apertura brillante, en la que se equilibran perfectamente el riff de guitarra, un bajo sorprendentemente ‘funk’, el piano y un brillante estribillo coral en el que nuestro hombre, tras narrar su caída en desgracia, clama «Where’s my make up? / Where is my face?» en una frase que podría suscribir el Jocker de Batman.

Le sigue la canción con sonido más hard rockero del disco, I Wish I Were Born In Beverly Hills, que habla de una pija de Beverly Hills en tratamiento psiquiátrico, y que Alice ‘actualizó’ en las últimas giras con una parodia de Paris Hilton. Un auténtico temazo en toda regla digno de los tiempos de AliceCooper Group.

The Quiet Room sin embargo no está muy claro si habla de él mismo en pleno ataque de ‘delirium tremens’ o de otro paciente con vocación suicida. Lo que está claro es que está cantada desde una celda acolchada. Bueno, eso y también que es un medio tiempo/ balada con un cambio irresistible en el estribillo que la acerca un poco al espíritu de The Ballad Of Dwight Fry. Sin duda una pequeña joya casi olvidada.

Nurse Rozetta es una canción con humor 100% Alice sobre una explosiva enfermera del centro. Un tema con un tono muy sexy, casi funky, y en que confiesa que esa mujer de blanco hace que ‘doble su tamaño y humedezca los pantalones’. Un tema francamente divertido.

Y del sexo pasamos al amor con Millie And Billie, un dueto romántico de lo más típico… en sus primeros minutos. Porque luego descubrimos que se trata de una pareja de amantes que han asesinado al marido de ella en un delicioso giro de humor negro.

La cara ‘B’ del disco se inicia con una de las canciones que Alice ha confesado que es una de sus favoritas: Serious. Una canción que a mi me remite más que ninguna al mejor Meat Loaf pero con un tono algo más sucio. ¡Y encima su melodía se pega cosa mala!

Le sigue la clásica balada setentera que no falta en los discos de la época de Alice y que, como no, fue single. En este caso es una emotiva ‘carta’ a su mujer titulada How Do You See Me Now en la que le agradece haber permanecido a su lado en sus peores momentos (¡y lo que le quedaba aún!) y expresa ciertos temores de que le deje de lado. Bastante descorazonadora.

Sin embargo, en la siguiente canción se las arregla para darle la vuelta a la cuestión en un rock bastante cachondo en el que implora que le dejen libre para dar de comer a su perra. Igual es cosa mía pero yo le encuentro un regusto algo ochentero al tema, lo que tiene su mérito teniendo en cuenta que data de 1978. Lástima que le siga Jacknife Johnny, un tema sobre un ex-militar algo ‘tocado’ que no acaba de ir a ninguna parte. Por suerte Inmates (We’re All Crazy) es un brillante ‘grand finale’ con un apabullante coro de ‘locos’ en su tramo final realmente impactante.

From The Inside fue un disco bastante incomprendido en su época. ¿Era una broma? ¿O más bien un disco doloroso, personal y reflexivo sobre la bajada sin frenos cuesta abajo de un mito de los 70? ¿Era un disco de rock? ¿O más bien una extraña obra musical demasiado oscura para Brodway? Seguramente era todo ello a la vez. Pero difícilmente uno sabe si reír o llorar ante semejante propuesta. Sólo con ver la esperpéntica puesta en escena del disco, con un número de bailarines disfrazados de bebidas alcoholicas, bastaba para darse cuenta que detrás de los chistes había un hombre que se estaba cayendo a pedazos y que necesitaba ayuda desesperadamente. Un terreno difícil para conseguir el éxito, ciertamente.

Por lo que a mi respecta From The Inside es un disco apasionante, imprescindible para entender el proceso de descomposición personal que se traduciría en las extrañas obras que parió, ya fuera de control, a principios de los 80. Quizá se deba a que un servidor tiene tendencia a reírse también de sus peores momentos, pero reconozco que encuentro una extraña afinidad en esta obra. Espero que alguno de ustedes se acerque a valorarla como se merece. Recomendada sin reservas.

Temas Recomendados: From The Inside, Wish I Were Born In Beverly Hills, The Quiet Room (aunque todos los temas son notables, quizá con la excepción de Jacknife Johnny).

http://www.foroazkenarock.com/t7819p420-alice-cooper-reparte-ninos-muertos-nightmare-2-el-regreso-de-steven#555908

Lace And Whiskey (1977)

Lace And Whiskey significa un intento por parte de Alice Cooper de alejarse de su famoso y escabroso personaje, utilizando para ello una historia de detectives y novela negra que, aún manteniendo el humor, no acaba de funcionar del todo. A nivel musical, seguramente la gran diferencia respecto a los demás discos suyos en solitario de los 70 es la desaparición de las atmósferas que ayudaban a dar el toque de ‘horror’ y onírico a Welcome To My Nighmare y Goes To Hell. De esta manera Lace And Whiskey es un álbum en general más directo, aunque no exento de ciertas excentricidades que, lamentablemente, no siempre funcionan.

En la parte positiva, sin duda, está la siempre eficiente producción de Bob Ezrin y la guitarra de Dick Wagner que brilla con luz propia en la primera parte del disco como, por ejemplo, en la fabulosa It’s Hot Tonight, un tema que se ajusta como un guante a la ambientación detectivesca del disco. Lace And Whiskey, la canción, es algo más atípica pero con unas pocas escuchas acaba enganchando y, el siguiente corte, Road Rats sigue con un trabajo de Wagner a las seis cuerdas poco menos que estelar. Cuando uno se empieza a preguntar por qué este disco tiene tan mala prensa, lamentablemente, llega Damned If You Do. Un tema realmente muy poco Alice, con piano ‘honky tonk’ y ‘slide’ que tampoco es nefasto pero que no se sabe muy bien a qué viene.

Por suerte le sigue You And Me, el ‘hit’ del disco que se inscribe en la serie de grandes baladas setenteras de Alice. Estupenda canción que podría haber escrito el mejor Elton John de la época. Al parecer la llegó a interpretar una vez hasta el mismísimo Sinatra. Simplemente fantástica.

Sin embargo la irregularidad del disco queda patente con la extraña King Of The Silver Screen. Una canción que empieza prometiendo mucho y que se mezcla con efectos y músicas sacadas del primer cine, himnos patrióticos, interludios a piano y unas cuantas bizarradas más. Vamos, una buena idea que no acaba de cuajar, un poco como el propio disco en general. La cosa empeora aún más con el cover de Ubangi Stomp (se rumorea que el primer disco que compró Alice)… realmente interpretar la música de los 50 no es para Alice, aparte de que no se sabe muy bien qué pinta en la supuesta historia del disco. Finalmente la cosa se va un más a pique con los aires de música ‘disco’ de (No More) Love At Your Convenience. Pasar de los 50 a la ‘roller disco’ tampoco parece la mejor fórmula para convencer a los fans de Killer o Welcome To My Nightmare, pero hay que reconocerle los huevos que el echó Mr. Cooper, aunque igual la botella tuvo algo que ver xD

La estimada balada I Never Wrote This Songs recupera con su saxo jazzístico la supuesta ambientación de novela negra que debía tener Lace And Whiskey, y el epatante himno de rock cristiano My God (sí amigos, este hombre parece que ya era creyente antes de dejar el alcohol) cierran un disco un tanto desconcertante, pero que tiene unas cuantas canciones que vale la pena rescatar.

Temas destacados: It’s Hot Tonight, Road Rats y You And Me.

http://www.foroazkenarock.com/t7819p400-alice-cooper-reparte-ninos-muertos-nightmare-2-el-regreso-de-steven#545001

Alice Cooper Goes to Hell (1976)


Alice Cooper Goes To Hell, compuesto básicamente por Cooper, el productor Bob Ezrin y el guitarrista Dick Wagner se concibió como una continuación de Welcome To My Nightmare y tenía que ser el protagonista de una macro-gira espectacular. El disco, como digo, no tuvo mala recepción e incluso I Never Cry podría considerarse un hit, pero los problemas de salud y alcohol de Alice empezaron a pasarle factura y tuvo que posponer el proyecto en favor de una cura de desintoxicación.

Una lástima porque el disco, especialmente en su primera mitad, tiene bastante miga. Empieza con un clásico indiscutible como es Go To Hell, una canción que no es fija en las giras de Cooper, pero sí habitual. Una estupenda canción rockera llena de imagenería infernal con cachondas letras marca de la casa (¡entre los innumerables actos pecaminosos que llevan a Alice al infierno se incluye darle de comer dulces a u diabético!).

El álbum continúa con You Gotta Dance, un curioso tema que hay que entenderlo dentro del contexto del concepto ‘teatral’ de la obra ya que tiene un toque de música ‘disco’ ya que, sí… ¡el infierno para Alice es una discoteca!

Más desconcertante resulta aún I’m The Coolest, en el que Alice interpreta con una gravísima voz (¿Lucifer?) una canción que no desentonaría en un disco de los Fun Lovin’ Criminals. Aunque hay que reconocerle que estos experimentos con música negroide se le dan mejor que a otros (y no miro a cantantes pelirrojos con trenzas xD ).

A continuación sigue la que, para mi, es la joya escondida del disco: Didn’t We Meet. Curiosamente en esta canción Alice deja un poco de lado a su personaje interpretando la que puede ser la canción más bella que haya interpretado nunca (y en la que habla básicamente de una mujer que le parece haber conocido en sus sueños). Brillante y conmovedora.

Ese strip-tease emocional casi inédito en Alice continúa en I Never Cry, balada en la estela de Only Women Bleed pero con una letra que habla de un infierno muy real: el de su incipiente alcoholismo.

Sometimes I Drink More Than I Need
Until The TV Is Dead And Gone
I May Be Lonely
But I’m Never Alone

El resto del disco incide en los sonidos ‘oldies’ (Give The Kid A Break y la versión de I’m Always Chasing Rainbows), una balada que parece escapada de Welcome To My Nightmare (Wake Me Gently), esporádicos toques de hard rock marca de la casa (la contundente Guilty y Wish You Were Here, esta con algún toque bailongo setentero), y por supuesto el grandilocuente final de función (Going Home).

En resumen: un disco muy interesante y consistente de Alice, que hubiera dado pie a un espectáculo seguramente muy divertido, al que quizá le falte algo de mordiente rockera, pero que aún tiene destellos de genialidad en muchas de sus canciones.

Canciones Recomendadas: Go To Hell, Didn’t We Meet, I Never Cry.

http://www.foroazkenarock.com/t7819p260-alice-cooper-reparte-ninos-muertos-nightmare-2-el-regreso-de-steven#531577