Viva! (1976)

Roxy-Viva-1

Bueno, para celebrar el día del primer concierto en la península de los Roxy en unos 30 añazos más o menos, qué mejor que su disco en directo de su época clásica Viva!. Para empezar no hay que engañarse: Viva sabe a poco frente a los majestuosos dobles Live de la época. Se trata de un disco sencillo y, además, grabado en diferentes conciertos del período 73-75 en lugar de basarse en un único evento. Lo bueno es que capta a la perfección el tremendo nivel de la banda de la era Jobson al teclado/ violín, y la nueva dimensión que le daban a sus temas en directo.

El disco se inicia con un par de ganchos en consecutivo 1-2 que dejan sin respiración, empezando por la clásica Out Of The Blue de Country Life y continuando con una extraordinaria versión de Pyjamarama, que ya de por sí justifica la adquisición del disco (recordemos además que se trata de un single suelto que no pertenece a ninún LP). Ahí va un vídeo de la misma (¡no se pierdan los tremendos bailes de Ferry cuando se va al fondo del escenario por Tutatis! xD).

Lástima que el momento de excitación se vea algo ‘matado’ por meter la ultra-experimental Bogus Man al principio del disco frenando en seco la energía acumulada en una decisión que se me hace difícil de entender (no es que Bogus Man me disguste… pero francamente, en un disco directo de sólo 8 canciones no sé yo si era realmente necesaria). Le sigue la breve Chance Meeting de su álbum de debut, que sirve como enlance atmosférico al segundo single de Siren, Both Ends Burning, que a día de hoy sigue siendo una habitual del repertorio del grupo.

La ‘Cara B’ sólo tiene 3 temas, pero aquí sí que no se puede poner pega alguna ni al repertorio ni a las interpretaciones. If There Is Something eleva a la estratosfera la canción con 10 minutazos de cambios, clase y talento (3 minutos más que la original!) y demuestra las claras el gran calibre que tienen los Roxy en directo.

Le sigue una no menos majestuosa versión de 8 minutos de In Every Dream A Heartache, esa maravilla de For Your Pleasure, y cierra con el megaclásico festivo Do The Strand, quedando la sensación agridulce de que sólo hemos visto la punta del Iceberg de lo que es un concierto de los Roxy. Esperemos que esta noche quedemos por fin satisfechos

Roxy-Viva-2

For Your Pleasure (1973)

Roxy-Pleasure-1

1973 fue un buen año pero no exento de desgracias. Roxy Music perdió a Brian Eno y además nació un servidor de ustedes, pero antes de eso los Roxy editaron un disco, For Your Pleasure, que no sólo confirmaba las virtudes de su debut si no que las elevaba a la enésima potencia. Aún siguiendo la senda experimental del primero ahora esos elementos se funden en perfecta armonía con un infeccioso glam rock que se desparrama por todos sus poros empezando por esa impactante e inolvidable portada con una muy andrógina Amanda Lear y una pantera negra, para mi sin duda la mejor de la carrera del grupo.

Si la primera parte del debut era para quitarse el sombrero y la boa de plumas aquí el listón sube hasta la estratosfera. Empezar con Do The Strand, uno de los himnos definitivos del grupo no es poca cosa, pero continuar con algo tan mágico y especial como la balada Beauty Queen y luego la más experimental pero igual de emocionante Strictly Confidencial es para hacer vitores. Y si se remata la faena con la ultrafestiva Editions Of You y una hechizante In Every Dream Home A Heartache (¡que tensión, que brutal explosión de sonido a media canción!) es que ya es para sacar el reclinatorio y ponerse de rodillas. Todas, absolutamente todas geniales.

Cabe destacar que el grupo también tuvo más tiempo para trabajar en el estudio por lo que Eno pudo experimentar más con el sonido sobre las composiciones de Ferry . Sus toques con el sintetizador están constantemente presente en canciones como Beauty Queen y su influencia es más que probable en elementos tan atrevidos como el fade out/ fade in de In Every Home… Aunque sin duda la canción más experimental es la larguísima Bogus Man que abre la segunda cara y que según Eno tenía elementos de krautrock.

Finaliza esta obra maestra Grey Lagoons, emocionantísimo medio tiempo sobre piano que está rubricado por la guitarra de Manzanera, el saxo desbocado de Mackay y un sorprendente solo de armónica de Ferry; siguiéndole luego For Your Pleasure que cierra de forma impecable el disco. For Your Pleasure, la canción, sirve además como testamento del genio de Eno fabricando sonidos (ese piano sintetizado es de otro mundo) y trabajando en el estudio (ese indescriptible final de laboratorio sonoro). Su pérdida por ‘diferencias creativas’ con Ferry (o lo que es lo mismo: que no podían haber dos gallos en le corral) fue una lástima, pero eso no fue óbice para que los siguientes 2 o 3 discos entren dentro del terreno de las obras maestras. Próxima parada: Stranded.

PD: Pyjamarama parece ser que fue el single de adelanto del disco, pero a diferencia de Virginia Plain lamentablemente no se incluyó posteriormente en ninguna edición del disco. Un temazo muy recomendable y que últimamente toca la banda en directo.

Canciones Recomendadas: Todas. Pero especialmente Do The Stand, Beauty Queen, Editions Of You, In Every Dream Home A Heartache y For Your Pleasure.

Mostachómetro (10/10)

Roxy-Pleasure-2

Roxy Music (1972)

Roxy-Roxy-1
Antes de entrar en materia discográfica quizá habría que explicar de dónde narices salen Roxy Music y su importancia. Bueno, sobra decir que el centro de la banda es Bryan Ferry, este hombre con aires de dandy salido de una escuela de arte formó una banda que combinara la experimentación artística con el glam rock. Para eso contaba con su amigo Graham Simpson al bajo (al que dió boleto tras grabar su debut) y el apoyo de Robert Fripp que le consiguió un contrato tras audicionar como cantante para King Crimson (su voz no pegaba ni con cola con la banda, pero al parecer los dejó impresionados).
Pero los fichajes estrellas de la banda fueron Phil Manzanera, un gran guitarrista que le pegaba perfectamente a la banda y que era amigo de David Gilmour ni más ni menos, el saxofonista Andy Mackay y un amigo de este que no tenía ni idea de música pero que estaba muy metido en los sonidos de vanguardia y en manipular todo tipo de artefactos sonoros: nos referimos al gran Brian Eno, claro. El eficiente Paul Thompson a la batería cerraba una formación con un punto estrafalario pero que estaba llamada a derribar las barreras entre la vanguardia, el pop y el rock.

Y así llega la publicación del primer álbum homónimo de 1972 que, no sé si para sorpresa de muchos, se convirtió en un gran éxito tanto en la lista de LPs como de singles (gracias a la gran Virginia Plain). Hay que reconocer que el disco es una maravilla, especialmente en su ‘Cara A’ que es prácticamente imbatible, empezando con ese Remake/ Remodel que es toda una declaración de intenciones. Ahí toda la banda entra en tromba, con la guitarra de Manzanera, el saxo de Mackay y los ‘sonidos’ de Eno compitiendo por copar la atención del oyente, y Ferry repartiendo clase por doquier (por cierto, el estribillo recita la matrícula de un coche conducido por una mujer de buen ver… este Ferry… xD ). No se puede empezar mejor una discografía.

Le sigue Ladytron, mi favorita personal del disco, un medio tiempo que supura glamour por todos sus poros y que combina lentejuelas con castañuelas. Enorme. If There Is Something empieza como un tema divertido y sin pretensiones, pero a la que entra la melodía de Mackay a los dos minutos se transforma en una maravilla. Virginia Plain es un single irresistible, y 2HB tiene una atmósfera poco menos que mágica.

Por lo que a mi respecta la segunda parte del disco, marcadamente más experimental (y que ha sido emparentada con el Space Rock incluso) es interesante pero no me arrebata tanto. OK, reconozco que Chance Meeting es estupenda, pero no siempre puedo con los 7 minutazos de Sea Breezes. Creo que en este aspecto su segunda obra equilibra mucho más la experimentación con el pop y el rock, pero eso lo veremos en el siguiente capítulo: For Your Pleasure. Aunque intuyo que el placer será todo mío 😉


Canciones recomendadas: Re-make/ Re-model, Ladytron, Virginia Plain, If There If Something

Mostachómetro:

Roxy-Roxy-2

DaDa (1983)

Recapitulemos. Estamos en 1983. La carrera de Alice se ha ido por el retrete. Sus discos en los 80 cada vez venden menos y ni siquiera ha podido hacer una gira para intentar levantar el regulero Zipper Catches Skin que ni ha entrado en los charts. Nuestro hombre además ha tocado fondo a nivel personal. Su alcoholismo es galopante y tiene serios problemas conyugales. Su esposa que ha aguantado carros y carretas amenazaría por primera (y última vez, de hecho) con el divorcio al cabo de unos pocos meses. Su contrato con Warner está a punto de expirar y, de hecho, la discográfica no cuenta ni con que llegue a cumplir la entrega de su última obra con ellos.

Sin embargo nadie debería enterrar a Alice antes de estar decapitado. Tras el ‘refuerzo’ de Dick Wagner a las guitarras del disco anterior, ahora llega otro de sus grandes colaboradores de los 70, el productor Bob Ezrin, el cual le hace sacar fuerzas de flaqueza para dar forma a su mejor disco de los 80: el fascinante Dada.

Hay que resaltar que Dada, aunque poco tiene que ver con los discos de hard rock de los 70, tampoco tiene mucho que ver con sus predecesores de los 80. Sí, hay sintetizadores a tutiplén e incluso batería programada, pero la magia de Ezrin hace que casi todas las canciones suenen magníficamente incluso hoy en día, lejos del sonido cutroide nueva olero de Flush The Fashion o Special Forces.

Las cosas quedan muy claras desde ese soprendente inicio con la oscurísima canción Dada. Un tema de auténtica pesadilla compuesta por el propio Ezrin, llena de sintetizadores y efectos tenebrosos, y la fantasmagórica voz de una niña (la hija de Ezrin) repitiendo hasta el infinito ‘Dada’. Para rematar el mal rollo aparece Mr. Furnier hablando en un enigmático monólogo sobre su hija (¿Alicia?) que ‘ha sabido cuidar de él’. ¿Un extraño apunte autobiográfico? Quizá. Pero sólo por este extrañísimo corte ya vale la pena escuchar el disco.

La siguiente, Enough’s Enough es una canción de rock algo más ‘convencional’ que es de las pocas que enlaza con sus trabajos precedentes, pero que tiene un toque psicótico bastante interesante. La letra no es menos enigmática. Habla de una figura paterna bastante tenebrosa y Alice se pregunta porque le esconde de ‘su hermano’. Otro posible apunte biográfico escondido, ya que el tío de Alice le trajo su primer disco de Rock (concretamente de Chuck Berry).

Former Lee Warmer es otro de los puntos álgidos del disco. Una espeluznante ‘balada’ donde se habla del hermano del protagonista, Former Lee, que está encerrado en el altillo como un apestado seguramente por algún tipo de enfermedad mental o deformidad. ¿Está hablando Mr. Fournier otra vez de su ‘alter ego’ Alice Cooper? En todo caso es una magnífica canción en la línea más retorcida y terrorífica de Alice. Algo que se había echado de menos en los 80.

A continuación No Man’s Land saca partido de la guitarra de Wagner en la canción más netamente rockera del disco, con un estribillo melódico y efectivo. Se cuenta la historia de un tipo que trabaja de Santa Claus navideño con ciertas tendencias esquizofrénicas. Classic Stuff!!!

Mucho más rara es Dyslexia en que Ezrin vuelve a hacer fluir su magia con los sintetizadores, en esta ocasión en una canción más ‘romántica’. Todo lo romántica que puede ser una canción llamada Dyslexia, claro. Estribillo glorioso y brillante. Otro tanto para Mr. Cooper.

Scarlet And Sheba hablar de sexo duro con dos Dominatrix. A nivel musical es una auténtica maravilla. Suena tremendamente exótica con unas melodías a teclado de inspiración arábica y que junto la guitarra distorsionada de Wargner crean una sobresaliente ambientación. La interpretación de Alice es impecable y el estribillo recuerda a sus discos de la segunda mitad de los 70. Excelente.

Aún siendo este uno de los discos más oscuros de Alice no podía faltar algún toque de humor vitriólico. I Love America cumple ese papel. Cooper se pone en el papel de un redneck que escupe todo tipo de soflamas patrióticas y puyas a los soviéticos. Muy divertida, y con carga de la caballería incluida, pero a nivel musical no es tan brillante como otras.

Fresh Blood es sin duda la que tiene el sonido más ‘mainstream’ del disco, y parece una actualización de los coqueteos con la música disco en los 70, con un bajo funky zumbón y un sonido que a Wakam le recuerda a Peter Gabriel y a mi un poco a Prince. La canción no está mal, y la historia de vampiros ‘glamoruosos’ tiene su encanto, pero personalmente creo que no acaba de encajar en la obra.

Y cuando parece que al final del disco el ‘mal rollo’ del disco se ha acabado diluyendo… ¡zas! Llega Pass The Gun Around y nos da en toda la boca. No puedo ocultar mi debilidad por esta canción, posiblemente la más autobiográfica (y de las más emotivas) de toda la discografía de Alice Cooper. Tremenda la interpretación de Mr. Furnier en la que se refleja lo hundido que estaba en este punto de su vida, y grandiosos los ropajes de Bob Ezrin a la producción, con piano y teclados tipo sección de vientos incluidos. Dick Wagner además hace un solo al estilo clásico que pone la piel de gallina. La letra hace un claro paralelismo entre el alcoholismo y la ruleta rusa, y creo que vale la pena reproducirla en su integridad:

Sonny wakes up in the morning feeling kinda sick
Needs a little Stoli Vodka, needs it really quick
Sees a little blood run from his eyes
Feels a little hotel paralyzed

Pass the gun around
Give everyone a shot… give everyone a shot, you gotta
Pass the gun around
And throw me in the local river, let me float away

I wake up watching cartoons… the television’s on
There’s a couple of party balloons and all my money’s gone
She was just a reason to unwind
And actually the last thing I could find

Why don’t you, pass the gun around
Give everyone a shot… give everyone a shot, you better
Pass the gun around
And dump me in the local river, let me float away
float away, ah float away

Pass the gun around
Give everyone a shot… give everyone a shot, why don’t you
Pass the gun around
Throw me in the local river, let me float away

Sonny wakes up in the morning, there’s a stranger in his bed
Someone’s pounding on the hotel door, he wishes he was dead
I’ve had so many blackout nights before
I don’t think I can take this anymore

Why don’t you, pass the gun around
Give everyone a shot… give everyone a shot, why don’t you
Pass the gun around

Francamente, oir como Alice ve en su futuro como su cuerpo flota río abajo con semejante sinceridad me pone siempre el corazón en un puño. Un emotivísimo cierre para un gran disco.

En fin, aquí acabó de hecho el descenso a los infiernos de Alice. Al año siguiente se rehabilitó, abrazó el cristianismo y se reconcilió con su mujer. A partir de entonces todos los demonios de Vincent Furnier quedarían reservados sólo para su papel de Alice Cooper, que por suerte ha continuado siendo un psicópata sangriento hasta nuestros días

Canciones recomendadas: Dada, Pass The Gun Around, Former Lee Warmer, Scarlet And Sheba y Dyslexia.

http://www.foroazkenarock.com/t7819p600-alice-cooper-reparte-ninos-muertos-nightmare-2-el-regreso-de-steven#621558

Zipper Catches Skin (1982)

Tarde o temprano tenía que pasar. Lo reconozco, Zipper Catches Skin es todo un ‘hueso’ hasta para un servidor. ¿Suena acaso más ‘moderno’ aún que Flush The Fashion o Special Forces? Pues no realmente. De hecho desde un punto de vista sonoro no difiere tanto del hard rock clásico de Alice en los 70, seguramente gracias al que el guitarrista de su etapa clásica en solitario, Dick Wagner, ha vuelto al redil. No, el disco no ‘suena’ nada mal. ¿Cual es el problema entonces? Pues simplemente que las canciones, al igual que el humor de Alice están totalmente fuera de control. Escuchen No Baloney Homosapiens, ni más ni menos que un ‘homenaje’ a ET y fliparan. Guitarra española, riffs eléctricos, coros, teclados histriónicos, solos épicos, sonidos ‘del espacio’… todo sin saber muy bien en que dirección va todo ello.Sí amigos, escuchado entero el disco da la sensación de que el mito según el cual Alice estaba tan alcoholizado que no recuerda haber grabado el disco tiene, como mínimo, una parte de verdad. Eso sí, esta debía ser la parte de la borrachera de la risa floja, porque las letras son un cachondeo de principio a fin. Empezando por ese burdo El Zorro que protagoniza la potente aunque algo raruna, claro, Zorro’s Ascent (atención a los efectos de sonido de castañuelas y de la espada dibujando la ‘Z’), y acabando por el impagable tributo a la prensa amarilla para-científica que es I’m Alive That Was The Day My Dead Pet Returned To Save My Life (¡el título habla por sí solo!).

Hay ideas buenas, claro, como esa canción ‘slasher’ que es Tag, You’re It (que presagia la temática de sus discos ‘jebis’ posteriores), o el acelerado riff bailable de I Better Be Good, pero parece como si Alice fuera incapaz de acabar de perfilar esas ideas y de redondear las canciones, que muchas veces parecen estar a medio cocinar. Y por supuesto está Dick Wagner cuya contundente guitarra se deja notar en, por ejemplo, la notable Make That Money, dedicada Mr. Scrooge (sí, el personaje de Cuento de Navidad).

Por cierto, del Alice más terrorífico y oscuro queda muy poco en este disco. Sólo se le intuye en el efectivo medio tiempo I Am The Future que se dejaba oir en el inicio de la película de Class Of 1984 y que, de hecho, parece que no acaba de pegar con el resto de las canciones. De todas formas es de lo poco del disco que logra quedarse en la memoria tras su escucha.

Igual estoy siendo muy duro con Zipper Catches Skin. La verdad es que para haberlo compuesto un hombre que a esas alturas estaba alcoholizado las 24 horas del día está bastante logrado xD
Creo sinceramente que a las canciones les falta trabajo de composición, pero el disco suena potente, transmite mucha sorna y no se hace para nada aburrido. Sólo es que las canciones se hacen un tanto ‘inaprensibles’ y a la obra le falta marcar un rumbo claro. Para mi el peor de esta etapa, pero sigue teniendo su interés. Quizá el peor problema de Zipper Catches Skin es que palidece ante la extraña aura de su sucesor, Dada (que también tiene mejores composiciones, todo hay que decirlo), con el que cerraremos a lo grande este curioso y desconocido periplo de Alice Cooper en los primeros años de la década de los 80.

Canciones Destacables: Personalmente me quedo con Make That Money (rockera a more no can), pero los más avezados pueden encontrar que locuras como No Baloney Homosapiens tienen su ‘encanto’. Los fanes de las baladas de Alice que revisen I Am The Future.

http://www.foroazkenarock.com/t7819p580-alice-cooper-reparte-ninos-muertos-nightmare-2-el-regreso-de-steven#602500